42074

Contribuyentes

1976

Visitadoras

216

Parroquias

479

Capillas

1% Iglesia de Santiago

1% Iglesia de Santiago

«Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón,
no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da
con alegría» (2 Cor. 9,7).

Qué es el 1%

Qué es el 1%

Es la contribución que hacemos los fieles para que nuestra Iglesia disponga de los recursos económicos que le permitan llevar la Buena Nueva a todos y a cada lugar. Es devolver a Dios una pequeña parte de lo mucho que él nos da cada día.

Qué Hacemos con 1%

Qué Hacemos con 1%

Nos permite anunciar el Evangelio en cada Parroquia y financiar el trabajo pastoral que se realiza en todo el Arzobispado. Mantenemos las parroquias y capillas en las celebraciones sacramentales, en su quehacer diario y al personal que trabaja en ellas. Nos permite acoger al necesitado.

SUMATE con Tú 1%

SUMATE con Tú 1%

Aportando tu 1%, nos permite reflejar el amor de Dios y poner nuestra Fe en acción. Es una contribución de esperanza en la Construcción del Reino.

¡¡SUMATE con Tú 1%!!

Noticias

Hay muchas formas de servir. Podemos realizar grandes y pequeños actos de servicio. Nunca debemos dejar de prestar ayuda a alguien por considerar que es muy poco lo que podemos hacer. Debemos recordar que Dios hace Su obra por medio de nosotros. ¿Cómo ayudas o quieres ayudar a Dios en su misión?

Testimonios

Monseñor Celestino Aos

Monseñor Celestino Aos

Arzobispo de Santiago

Gracias a todos por su servicio y colaboración en la Pastoral del 1%. Porque estar en este ministerio, es porque también oyeron la voz de Dios en su corazón, a comprometerse en esta tarea hermosa, pero difícil, delicada, de ir a recaudar la colaboración de los hermanos

María Vergara

María Vergara

San Francisco de Los Pajaritos

La Pastoral del 1% me da mucha satisfacción espiritual, especialmente porque uno conoce mucha gente. No es mucho lo que uno recauda, pero entablar un diálogo con las personas, sobre todo con los mayores, es una instancia evangelizadora

Ana Andrade

Ana Andrade

Nuestra Señora de Los Dolores Quinta Normal

El 1% es un servicio humilde que el Señor me encargó y yo lo recibí con mucho cariño y lo haré hasta los últimos días de mi vida

Iván Veas

Iván Veas

Ntra. Sra. de las Mercedes Los Castaños

Cómo católico, consciente del amor de Dios y testigo del bien que hace mi Iglesia, siento el deber de dar una parte de mis ingresos para continuar con la misión, siendo para mí una expresión de caridad, solidaridad y fe.

Lili Perez

Lili Perez

Visitadora 1%

Ir casa por casa es ser una misionera de nuestra parroquia. pagar el uno por ciento es  una misión que tenemos como cristiano que pertenece a la Iglesia.

Manuel González

Manuel González

Contribuyente del 1%

Yo pago el 1% para ayudar al prójimo, el uno por ciento no es tan significante para mí. pero es cumplir una misión con los sacramentos de la Iglesia. ve su testimonio completo aquí.

Padre Osvaldo

Padre Osvaldo

Santa Teresa de los Andes, Lo Barnechea

Creo que pagar el uno por ciento especialmente en este sector es muy importante, porque casi todo lo que se da va para ayudar a las parroquias mas necesitadas de santiago. el uno por ciento es una instancia muy concreta de convertirse en puente de ir en ayuda de quienes mas lo necesitan.

Próximas Actividades

Estos son los hitos más próximos en nuestra agenda de actividades

Videos y Campañas

Evangelio del día

Lunes de la 13ª semana del Tiempo Ordinario

Libro de Amós 2,6-10.13-16.
Así habla el Señor:
Por tres crímenes de Israel, y por cuatro, no revocaré mi sentencia. Porque ellos venden al justo por dinero y al pobre por un par de sandalias;
pisotean sobre el polvo de la tierra la cabeza de los débiles y desvían el camino de los humildes; el hijo y el padre tienen relaciones con la misma joven, profanando así mi santo Nombre;
se tienden sobre ropas tomadas en prenda, al lado de cualquier altar, y beben en la Casa de su Dios el vino confiscado injustamente...
¡Y pensar que yo destruí ante ellos al amorreo, cuya altura era igual a la de los cedros y que era fuerte como las encinas: arranqué su fruto por arriba y sus raíces por debajo!
Y a ustedes, los hice subir del país de Egipto y los conduje cuarenta años por el desierto, para que tomaran en posesión el país del amorreo.
Por eso, yo los voy a aplastar, como aplasta un carro cargado de gavillas.
El hombre veloz no tendrá escapatoria, el fuerte no podrá valerse de su fuerza ni el valiente salvará su vida;
el arquero no resistirá, el de piernas ágiles no escapará, el jinete no salvará su vida,
y el más valeroso entre los valientes huirá desnudo aquel día -oráculo del Señor-.


Salmo 50(49),16bc-17.18-19.20-21.22-23.
¿Cómo te atreves a pregonar mis mandamientos
y a mencionar mi alianza con tu boca,
tú, que aborreces toda enseñanza
y te despreocupas de mis palabras?

Si ves a un ladrón, tratas de emularlo;
haces causa común con los adúlteros;
hablas mal sin ningún reparo
y tramas engaños con tu lengua.

Te sientas a conversar contra tu hermano,
deshonras al hijo de tu propia madre.
Haces esto, ¿y yo me voy a callar?
¿Piensas acaso que soy como tú?
Te acusaré y te argüiré cara a cara.

Entiendan bien esto, los que olvidan a Dios,
no sea que yo los destruya sin remedio.
El que ofrece sacrificios de alabanza,
me honra de verdad;
y al que va por el buen camino,
le haré gustar la salvación de Dios."


Evangelio según San Mateo 8,18-22.
Al verse rodeado de tanta gente, Jesús mandó a sus discípulos que cruzaran a la otra orilla.
Entonces se aproximó un escriba y le dijo: "Maestro, te seguiré adonde vayas".
Jesús le respondió: "Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos; pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza".
Otro de sus discípulos le dijo: "Señor, permíteme que vaya antes a enterrar a mi padre".
Pero Jesús le respondió: "Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos".